mayo 30, 2024

El Papa Francisco viajó desde Domingo a la ciudad de Venecia, donde visitó el pabellón de la Santa Sede de la Bienal de Arte Veneciano, instalado en una cárcel de mujeres; Mantuve una reunión con un grupo numeroso de jóvenes y oficié una misa en la Plaza de San Marcos. Todos los consejos sobre las «diversiones» que estás recibiendo todo el tiempo en la ciudad de los canales, como la crisis climática y el turismo de masas.

Es la primera vez que el Pontificio, desde hace 87 años, viene a Roma este año y la visita se desarrolló con normalidad, debido al destino primero No parece muy conveniente dados los problemas de movimiento que tiene el Papa en un momento determinado, que le obligan a utilizar ruedas y pértigas para apartarse del camino.

El Pontífice, que se mostró sano y en forma, mantuvo el ritmo de su programa de vuelo durante las cinco horas que duró la visita y fue trasladado en helicóptero y lancha motora sin problemas. Francisco llegó sobre las 8.00 horas en un helicóptero que aterrizó en el patio del centro penitenciario, que estaba ubicado en la isla de Giudecca. La Santa Sede ha decidido instalar su panel artístico para la 60ª edición de la prestigiosa Bienal en la carrera y título femenino con mis ojos narrar el dolor y el estigma que enfrentan los reclusos dentro y fuera del sistema penitenciario. Francisco saludó a las outlets en el patio y les dedicó unas palabras: “Queeridas hermanas, hoy conoceremos todas a las más ricas de aquí. Que alguien salga más enriquecido que yo», dijo a los reclusos, que parecían entusiasmados.

Francisco también afirmó que el sistema penitenciario ofrece «espacios de crecimiento humano, espiritual, cultural y profesional» a los detenidos, para «crear las bases para su reintegración». “La prisión es una dura realidad, hay problemas de detención, malas infraestructuras y recursos, y hay casos de violencia, que causan tanto sufrimiento”, se quejó el Pontificio argentino, hablando con los reclusos. Y añadió: “Pero también puede convertirse en un lugar de renacimiento moral y material, donde la dignidad de mujeres y hombres no quede aislada, ni siquiera impulsiva, mediante el respeto mutuo o el cuidado de talentos y capacidades”. “Nadie puede renunciar a la dignidad de una persona”, recuerda entre aplausos.

Después de estar en la capital de la cárcel, donde se ubica el pabellón de la Bienal, el evento que cada año ha transformado Venecia en un enorme museo, abierto a todas las disciplinas artísticas y en el que ha participado casi un centenario de los países. Allí Francisco, el primer Papa que visitó la Bienal, dijo a los creadores que «el mundo necesita artistas», también para luchar contra «el racismo, la xenofobia, la desigualdad, el desequilibrio ecológico y la aporofobia», lo que Bergoglio definió como el «terrible neologismo» de la «fobia». de los pobres».

Sus predecesores Pablo VI, Juan Pablo II y Benedicto XVI visitaron ese día Venecia por otros motivos. Jorge Mario Bergoglio tampoco montó en góndola en su viaje a Venecia, como hizo su hijo Joseph Ratzinger en 2011.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Después de visitar la prisión, el Papa navegó por los famosos canales venecianos en una lancha a motor. El embarque se adaptó para poder transportar al pontífice hasta la zona de popa, donde se colocó un sillón alto blanco y unas barras metálicas para que Francisco pudiera sujetarse para aliviar sus problemas de movilidad.

El pontífice argentino llegó hasta la esquina de Punta de la Salud, donde comienza el famoso Gran Canal de Venecia. En esa zona visitó la basílica de Santa María de la Salud, que fue construida en el siglo XVII como forma de ofrecer alivio por el fin de la peste que azotaba la ciudad. Todos los centenarios de los jóvenes esperaban a Francisco. El Papa le instó a evitar vivir “sentirse en el sofá”. “No dejes que se ponga el sol, ve con los demás. Todavía voy contra la corriente: retoma la vida en tus manos, juega, escucha la televisión y lee el Evangelio. Esto es una locura, ¿eh? Deja el teléfono y conoce a la gente”, la animó. Y lanzó: “Mucha gente, nada de tecnócratas profesionales compulsivos, nada de nuevos creadores”.

Para concluir la fugaz visita, Francisco ofició una misa ante 10.000 filas en la imponente Plaza de San Marcos y en la homilía denunció las «amenazas» que se produjeron sobre la histórica ciudad. Entre otras cosas, se ha acercado al cambio climático, que se siente especialmente en esta ciudad construida sobre el agua y su frágil e incalculable patrimonio ha sufrido las consecuencias de devastadoras inundaciones en los últimos tiempos. Francisco también criticó la gestión del turismo masivo que cada día arrasa las calles de Venecia, denunciada en consecuencia por una despoblación galopante.

Por primera vez vivían en la ciudad histórica menos de 50.000 habitantes. “Hoy vemos esta ciudad, admiramos su encantadora belleza, pero nos preocupan los múltiples problemas que la afectan: el cambio climático, que afecta las aguas de la laguna y el territorio; la fragilidad de los edificios, del patrimonio cultural, pero también de las personas; la dificultad de crear un entorno favorable mediante una gestión turística adecuada; y también todo lo que estas realidades corren il logran generar en términos de deterioro de las relaciones sociales, individualismo y solidaridad”, se quejó Francisco.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_