julio 25, 2024

Emmanuel Macron rompió el tabú este febrero. La OTAN ayuda a Ucrania en prácticamente todas las esferas posibles, desde el Ministro de Armamento y la inteligencia sobre objetivos rusos, desde el vuelo de bombarderos enemigos hasta el entrenamiento de kilómetros de tropas ucranianas en Europa. Pero hasta que el presidente Francisco lo sugirió, nadie tenía miedo de que los soldados de la Alianza Atlántica entraran en acción para frenar al Kremlin durante su invasión. Macron no sólo abrió un debate, sus palabras también sirvieron para confirmar que en su cráneo hay militares de países de la OTAN, aunque no haya participado en operaciones de combate.

El ministro polaco de Asuntos Exteriores, Radoslaw Sikorski, aseguró una conferencia en Varsovia el 8 de marzo donde tuvo representantes de la Alianza Atlántica en Ucrania. “Hay soldados de la OTAN en Ucrania y me gustaría agradecer a las embajadas que lo han absorbido. A diferencia de otros políticos, no digamos de qué países son”, afirmó Sikorski. La última frase fue una crítica al canciller alemán Olaf Scholz, quien reveló a finales de febrero que militares británicos y franceses se reunieron en Ucrania. Scholz argumentó que su gobierno no traería sus misiles Toro, establecidos desde hace mucho tiempo, a Kiev porque lo necesitaba, como lo ha hecho con su colega británico-francés Storm Shadow/Scalp, enviando técnicos militares para programar estas armas.

El presidente ucraniano Volodímir Zelenski (izquierda) saluda al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, durante la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, Suiza, el 16 de enero.Anadolu (Anadolu vía Getty Images)

La presencia de soldados de países de la OTAN en Ucrania no es nueva. El portavoz del Pentágono, general Pat Ryder, confirmó en octubre de 2022 que Estados Unidos tiene representantes militares designados para llevar a cabo tareas de supervisión gubernamental de armas. En documentos confidenciales del Pentágono filtrados en abril de 2023, el Departamento de Defensa estatal indica que cinco países de la Alianza Atlántica —Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Lituania y Holanda— acudieron a sus embajadas cerca de un centenario de fuerzas especiales en el país.

El presidente de Checo, Petr Pavel, general retirado y ex presidente del Comité Militar de la OTAN, registró el 10 de marzo en una entrevista televisiva que los soldados de la Alianza Atlántica pasaron más de una década con presencia en Ucrania, no en unidades de combate. pero sí, como entrenadores del ejército ucraniano. Pavel se refirió a la base de Yavoriv, ​​cerca de la frontera con Polonia, donde un vínculo entre la OTAN y Kiev permitió el paso de mil soldados de 15 países, según Pavel. El presidente Checo destacó que los programas de entrenamiento militar en su cráneo estuvieron activos cuando Rusia anexó Crimea en 2014 y durante la guerra de Donbás, iniciada por separatistas prorrusos y con ayuda de Moscú. La base de Yavoriv fue bombardeada en marzo de 2022. Las autoridades ucranianas indicaron que 61 soldados perdieron la vida, mientras que Rusia elevó la cifra a 180, muchos de ellos, soldados extranjeros.

Información del terreno

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

EL PAÍS ha sido entrevistado durante más de dos años por numerosas fuentes militares, ucranianas y de países de la UE que coinciden en que ningún ejército de la OTAN ha participado en acciones de combate terrestre. Pero también es una coincidencia que dispongamos de información sobre el terreno para conocer la situación en el frente, para identificar la eficacia del armamento proporcionado, pero también para posibles problemas de uso, así como para detectar posibles casos de corrupción con la ayuda aportada. . Parte de estos informantes no oficiales son soldados retirados extracomunitarios que luchan como voluntarios en las filas de las Fuerzas Armadas de Ucrania. Al menos dos fuentes, una estatal y otra ucraniana, afirman que Washington es particularmente activo en el control de su ayuda, con misiones apalabradas entre su embajada y las autoridades ucranianas, pero también visitando canales fuera de los institucionales.

Luke Coffey, investigador del Instituto Hudson, un centro de análisis de la política internacional y la defensa del Estado, afirmó que es difícil para los soldados personales del Estado poder moverse libremente desde Ucrania: “Me sorprendería mucho que el estatista Los tropos tienen la libertad de movimiento para viajar por todo el país para monitorear la situación. Si el personal de la Embajada de Estados Unidos también necesita un permiso para viajar a Odessa. Antes de 2022, a los instructores estatales no se les permitía ir al este del río Dnipró, me pregunto si ahora podrán hacerlo”.

Olga Husieva, investigadora del Instituto de Seguridad Política de la Universidad de Kiel, defendió a Coffey y desde entonces ha recibido el reconocimiento de los ministros de defensa de Ucrania por los datos sobre el terreno. Según tus conocimientos, este podrá adquirir conocimientos fundamentales para mejorar la preparación de tus ejercicios y el uso de tu armamento; también puede tener una misión que no tenga armas que hayan entrado en el mercado negro, como ha sucedido en medio de la retirada de Afganistán en 2021 de la coalición occidental liderada por Estados Unidos. “Es un secreto en Tampoco que ha habido instructores de tropas en el país desde el inicio de la invasión”, añade Husieva.

Le sorprendió que, sobre todo, se trate de iniciativas particulares del Gobierno, aunque llama la atención que hay coordinación entre Estados Unidos y Reino Unido, y estos dos, menos aún, con Polonia y los países bálticos. Este experto informa que Alemania se separa de esta cooperación por temor a la infiltración de espías rusos en sus servicios de inteligencia. Lukasz Maslanka, investigador del Centro de Estudios del Este polaco, también cree que «probablemente hay coordinación y transmisión mutua de información, pero cada país toma sus propias decisiones».

Koffey admite: “Existen algunas razones técnicas limitadas para tener personal de la OTAN en territorio ucraniano, pero esto debe evitarse. Sería mejor abastecerse con profesionales civiles”. Husieva pensó que el caso de los misiles Storm Shadow no podía ser el único, y por qué los instructores de la OTAN estarían destinados a Ucrania cuando se unieran a las primeras casas de F-16 estadounidenses este año. Además, indica que la colaboración aumentará con el uso de inteligencia artificial para coordinar ataques. Para esta investigación de la Universidad de Kiel, además de la posible presencia de ingenieros que supervisan el ingreso al servicio avanzado de armamento, siempre es necesaria la presencia de un soldado personal. El propio presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, fue el ejemplo del 11 de marzo el mundo la posibilidad de que los obesos tanques franceses César y alemanes Leopard sean reparados y producidos en Ucrania con la inevitable asistencia militar sobre el terreno.

Maslanka coincide con Husieva en que el llamamiento de líderes políticos como Macron a la participación de soldados de la OTAN en Ucrania es toda una estrategia para no asociarse con el presidente ruso, Vladimir Putin: “Si se trata de provocar un dilema a Putin y añadirle un nuevo factor de éxito”. Husieva añade que viendo como “muy posible” una coalición de países formada por Reino Unido, Polonia y los Estados bálticos, en el futuro llegará un consenso para permanecer en Ucrania. Koffey, sin embargo, cree que habría sido un grave error por parte del bloque republicano de ayuda militar estadounidense: “Muchos republicanos están preocupados de que Estados Unidos entre en una nueva guerra eterna. Los partidarios de Ucrania argumentan que esto no será así porque no hay tropas estadounidenses en combate, y Macron sugiere una forma contraproducente de que las tropas de la OTAN podrían desaparecer”.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_