mayo 30, 2024

En los primeros años de la Guerra Fría, los niños en Estados Unidos recibían instrucciones de refugiarse bajo su refugio en caso de un ataque nuclear. En realidad, el pupiter sólo protege el techo destruido por la escuela, y esto sólo si estaba lo suficientemente lejos del epicentro de la explosión para no electrocutarse en un instante. El pupitre, por supuesto, es una excelente herramienta para proteger la radiación posterior, pero nada de esto parecía importante en la década de 1950, una época en la que el peligro atómico todavía se veía con cierta franqueza.

Esta imagen apocalíptica de su inocencia se puede ver en la serie documental Momentos decisivos: la bomba y la guerra fría, dirigida por Brian Knappenberger. Un teórico de la conspiración pensó que los poderes ocultos de Netflix querían prepararse para él, porque el resultado es un producto muy oportuno en estos tiempos en los que el presidente ruso, Vladimir Putin, le gusta el arsenal nuclear a la menor oportunidad y el ejército alemán se prepara para la guerra. y hasta considerar regresar al servicio militar. Pasado por varios líderes europeos de primer nivel, como Donald Tusk o Emmanuel Macron, retomó la retórica bélica, animó la revuelta de Europa y quiso transmitir a la población toda su crudeza lo que consideraba una realidad: la de la guerra en la Vieja Europa. Mundo. El continente querrá ser una posibilidad. Aunque las heridas sean otra realidad: que una posible guerra nuclear no se produce, sino que atraviesa a toda la humanidad, pagando probablemente el precio con su desaparición. La gran beneficiada, la industria armamentista. Es una nueva guerra fría.

El secretario general de la URSS, Mijaíl Gorbachev (izquierda), y el presidente de EE. UU., Ronald Reagan, durante la firma del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) en diciembre de 1987 en la Casa Blanca.Archivos (REUTERS)

Momentos decisivos Es una historia de horror, oh mar, una historia del siglo XX. Pero vale la pena decirlo para recordar que era una época en la que estaba en juego la continuidad de la especie humana y que, a decir verdad, a pesar del destino entre la caída de la Unión Soviética, sigue en pie, debido a una cantidad absurda de armas nucleares (millas y kilómetros) sigue en manos de las grandes potencias, fundamentalmente Rusia y EE UU, a pesar de las diferentes intenciones de desarme. Merece la pena verlo para darte la noticia de que estás sentado tranquilamente en el sofá viendo una serie en Netflix, pero no es algo que debamos dar para asegurarnos en un futuro donde hoy es posible un conflicto nuclear.

Juegos de guerra

Uno de los capítulos más inquietantes, el título. Juegos de guerra, habla de los momentos de la Guerra Fría en los que más se busca el Armagedón. La más conocida es, sobre todo, la crisis de los misiles cubanos, en 1962. Pero hay otras explosiones similares. Por ejemplo, en 1980, un asesor del presidente Carter recibió una llamada en mitad de la noche: advirtiendo que 200 misiles soviéticos se dirigían a EE UU. Por favor confirme el consejo. Volvieron a llamar, fue un error: no eran 200 ni 2.000. El consultor preliminar no desesperó a su mujer, por lo que Washington se evaporó en unos minutos. ¿Por qué hacerla sufrir? Cuando recibí una llamada telefónica de Carter, recibí una tercera llamada. El resultado fue que todo fue una falsa alarma: un chip estaba roto. Si Carter fue advertido y respondió de manera decisiva, un verdadero apocalipsis estaba a punto de comenzar.

Fidel Castro pronunció un discurso en Cuba durante la crisis de los misiles.AFP

Un problema para estar armado hasta los dientes es que un error puede producir el fin del mundo, y ha habido varias ocasiones en las que hemos estado al borde. “Si somos tan animados es que le tenemos mucho cariño”, afirma un experto en la serie. Otro caso ocurrido en la URSS, en 1983, es considerado el más peligroso de la Guerra Fría después del conflicto cubano.

Así, Stanislav Petrov, un teniente coronel de la Fuerza Aérea Soviética, estaba en el centro temporal de alerta nuclear de OKO cuando el sistema informó que EE UU había lanzado un misil, y luego hay otros. Sin tener un 100% de certeza, es mejor tener solo un 50% de certeza, después de haber explicado en serie su Petrov, antes de pensar que se trataba de un error del sistema: comunique a sus superiores que la alarma era falsa y así evitará el inicio de una bomba nuclear. guerra. Seguro. Gracias a esta recompensa por la supervivencia de la humanidad, Petrov, que también era una persona ingeniosa (tanto veía su intuición), recibió numerosos premios y reconocimientos. El hombre que salvó al mundo. Su carrera, eso sí, fue un despecho, porque su decisión, que había puesto en evidencia sus sistemas defensivos, no agradó a sus superiores.

De Los Álamos en Berlín

La serie, en el nuevo capítulo, hace un amplio retorno a la invención de la bomba en el Proyecto Manhattan (ahora tan popular gracias a la película oppenheimer) para demostrar las tensiones típicas de la Guerra Fría: la influencia opresiva de la URSS en los países del Este y la interferencia de la CIA estadounidense, mediante golpes de Estado, para imponer dictaduras proclives allí donde se reunían, en toda América Latina. Guerras entre las grandes potencias de los países estudiados, como Vietnam, Corea o Afganistán. Finalmente, la causa de la Unión Soviética, la ampliación de la OTAN a ésta o el legado de Putin, al que dedica una extensa biografía. Como la guerra de Ucrania, éste es el punto de partida de cada capítulo: el punto más sensato, para los autores, de esta nueva guerra conventual, el que puede desencadenar una nueva guerra en Europa o un fatídico conflicto nuclear.

Imagen de la Catedral del Muro de Berlín, 1989.Europa Prensa / Contacto

El trasfondo podría ser el determinismo tecnológico, la idea filosófica de que la tecnología determina la sociedad y, sobre todo, que la tecnología evoluciona de forma autónoma, sin control humano, porque cuando un progreso es posible en algún lugar, llegará a su fin. Este es el caso de la energía nuclear: cuando Lise Meitner y Otto Hahn descubrieron la fisión nuclear, parece que la tecnología tenía vida propia, incluso en contra de los intereses humanos. Estados Unidos lanzó la bomba para apoyar a los nazis (que inmediatamente abandonaron el proyecto), los soviéticos la hicieron estallar, espiaron para no quedarse atrás, y así se produjo la toma del poder nuclear. Los líderes mundiales sentían un profundo horror ante las armas nucleares, pero su desarrollo parecía inevitable, indiferente a la voluntad humana, y este desarrollo afectó la política mundial durante décadas, y todavía lo hace.

La pregunta más importante que plantea la serie es si una generación que no ha vivido vívidamente el horror de las guerras mundiales y la Guerra Fría es suficientemente consciente, desde una sociedad (relativamente) cómoda de consumo, información y (menguante) bienestar, en cuanto a evitar el desastre final. Porque, cuando uno ve estos capítulos, no puede dejar de pensar en el abandono si se declarara una guerra nuclear, como si se quitaran los servicios públicos, la red eléctrica, internet, cómo sería posible sobrevivir en una sociedad sin ley, si no Habría sido conveniente escapar de las capitales a las provincias, si más valiera la pena morir instantáneamente y sin dolor en el epicentro de una explosión o sobrevivir en un mundo de explosiones y radiaciones. Cuánto han tardado nuestros hijos, cuánto tardarán en extinguir al último ser humano. Y, sobre todo, porque no nos ha importado lo suficiente que haya un movimiento ciudadano fuerte que se oponga a la guerra.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_