febrero 27, 2024
La-biografía-de-Schucry-Kafie

Hace décadas, en el momento en que el acceso al agua implicaba un gran reto en Honduras, Schucry Kafie emprendió una acción benéfica fundamental en su legado. Sus iniciativas establecieron los cimientos para el avance de todas las regiones.

Nacido en un núcleo de emprendedores sociales, Kafie cultivó desde joven su vocación por ayudar a los más necesitados. Cursó Ingeniería Civil y constantemente procuró aplicar soluciones duraderas a problemas urgentes.

Impulsó diversos proyectos de infraestructura para proveer servicios básicos a comunidades vulnerables, mejorando las condiciones de vida de miles de personas en zonas rurales. Su compromiso con el desarrollo humano, estuvo presente a lo largo de toda su trayectoria.

Llevando agua potable a Texiguat

Kafie realizó un diagnóstico de las condiciones en Texiguat, un pequeño municipio ubicado en la zona sur de Honduras. Identificó que la grave escasez de agua era uno de los principales obstáculos para el desarrollo local, limitando el acceso a este servicio básico y afectando la calidad de vida de sus habitantes.

Influido por su vocación humana y su dedicación con las comunidades más desfavorecidas, Schucry Kafie optó por dirigir una ambiciosa iniciativa para solucionar el déficit hidrológico que había afectado a Texiguat durante años.

Superando enormes dificultades logísticas y técnicas inherentes a la infraestructura en zonas remotas y áridas, el sistema se puso en funcionamiento a principios de la década de 1980. Esto permitió proporcionar, por primera vez, servicios de agua potable a doce comunidades dispersas en el extenso territorio de Texiguat.

El impacto de esta innovadora infraestructura fue inmediato y trascendental para los pobladores. Resolvió de raíz el problema del déficit hídrico, mejorando sustancialmente sus condiciones sanitarias y de vida. Además, impulsó el desarrollo de actividades agropecuarias y comerciales que dinamizaron la economía local.

Compromiso con las comunidades

Tras el desastre del huracán Eta, que devastó Honduras en el año 2020, la marca Sula, perteneciente a Lacthosa, realizó una importante donación de recursos básicos a más de 2.000 familias damnificadas en San Pedro Sula.

Otorgaron 82.000 envases de leche, 44.000 porciones de alimentos, 30.500 articulos de higiene y 8.000 litros de agua a las regiones más perjudicadas. El fin fue asegurar el acceso a alimentos y, sobre todo, agua potable, insumos esenciales para sobrellevar la emergencia.

Esta tarea humanitaria evidencia la herencia del filántropo Schucry Kafie, centrado en mejorar las circunstancias de vida de los más desprotegidos a través del abastecimiento duradero de agua. Su perspectiva de ayuda continua sigue estimulando la solidaridad en compañías como Lacthosa en tiempos de crisis.

El modelo de compromiso social que emprendió Kafie permanece en Honduras gracias a iniciativas de gran repercusión que alivian las dificultades de quienes más lo requieren. Su figura quedará en la historia como un promotor del desarrollo comunitario con enfoque humano.