mayo 30, 2024

El día amaneció gris en Siedlce. La ciudad, de unos 77.000 habitantes, está a sólo 100 kilómetros de Varsovia, pero la distancia que separa la capital liberal parece inmensa. Este domingo, al destruir el axioma polaco que asegura que el ultraconservador Ley y Justicia (PiS) no tiene posibilidades de gobernar en las ciudades, el partido de Jaroslaw Kaczynski ha recuperado este antiguo bastión y ha demostrado resistir.

Siedlce parece ser la única posibilidad del PiS de conseguir una ciudad de tamaño medio, pero la noche electoral representó una sorpresa aún mayor para los ultraconservadores, que también se enfrentaron con Jastrzebie-Zdrój, de cerca de 90.000 habitantes, en el sur del país.

Salvo estos casos, que confirman que el PiS no consigue convencer en ciudades de más de 100.000 habitantes, el ganador este domingo fue el partido de centroderecha del primer ministro, Donald Tusk, que consolidó su poder municipal. El dirigente celebraba las victorias en medio de las cuales se conocieron las sondas al pie de la urna y los resultados parciales en las 748 alcaldías que habían perdido las pistas en la primera vuelta. Luego, la Coalición Cívica (KO) se manifestó en algunas de las principales capitales, como Varsovia y Gdańsk.

En las grandes ciudades que controlaban este dominio, como Cracovia, Wroclaw y Rzeszów, consiguieron KO o candidatos independientes con el apoyo de este partido. “Poznan, Cracovia, Wroclaw, Rzeszów, Torun, Zabrze, Konin, Kielce, Jelenia Góra, Zielona Góra, Radom, Elblag… Creo que ganaremos la segunda ronda. “¡No pararemos!”, dijo Tusk, quien siguió los mensajes hasta media noche, cuando se llegó a 67 de los municipios más grandes. En el caso de Cracovia, la diferencia entre los dos contendientes era extrema, ya que el político de la Universidad de Varsovia, Bartlomiej Biskup, había deseado su marcha días antes, previendo un duelo complicado.

“No hay una campaña fácil para la Coalición Cívica. Se sorprendieron porque yo esperaba esperar”, explicó sobre los resultados de la fiesta de Tusk en las regiones el 7 de abril, cuando también celebró la primera visita de los municipios. El entrenamiento le hizo ir a este domingo, pero estuvo dos semanas esperando darle adelantamiento a los ultraconservadores del PiS y esto no tuvo éxito. «La gente no cambia de opinión tan rápido y han pasado algunos meses desde octubre», dijo Biskup.

El duelo final en Siedlce lo protagonizan el alcalde Andrzej Sitnik, un independiente derrotado por nocaut que obtuvo el 46,75% de los votos, y Tomasz Hapunowicz, aspirante del PiS, que ganó con el 53,25%. Sus decoraciones decoran las calles de un lugar donde no se observan grandes aspiraciones estéticas ni esfuerzos de coherencia urbana.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Propaganda electoral de Andrzej Sitnik, candidato independiente apoyado por Plataforma Cívica que aspira a la reelección como alcalde de Siedlce, este Domingo.Gloria Rodríguez-Pina

El centro está formado por bloques de alturas variables alrededor de jardines, muchos de ellos pintados en colores pastel que ya acumulan una pátina gris. En la calle Osiedlowa, entre árboles y edificios residenciales, hay una escuela. Votó a las 12.30 horas con su hijo, Katarzyna, de 48 años, secretario del hospital, de quien prefiero no dar su nombre. Eligió alcalde Sitnik. “Yo prefiero un KO porque son más liberales”, explicó a la salida, aunque reconocí que Hapunowicz tenía más posibilidades.

Irritada, la mujer se quejó de que el candidato de Ley y Justicia no había incluido su logo en sus carteles electorales. «Muchas figuras sindicales, gente con lo que dijo, no sabían que era del PiS». En las elecciones locales, los votantes valoran la honestidad del candidato (95%) y el conocimiento de los problemas de la gente (85%), especialmente su afiliación política (66%), según el centro de investigación CBOS. Sociológicas polacas. Hapunowicz anticipó que la animación de algunos en su partido no la harían presentarse a las elecciones.

El PiS se ha vuelto más complicado en el segundo en las ciudades, porque los votantes, como ocurrió en 2018, suelen unirse para elegir a alguien distinto de su candidato. El sociólogo Jaroslaw Flis apuntaba en Gazeta Wyborcza quien en esta ocasión, siendo jefe del Gobierno nacional desde diciembre, “probablemente no dio tanto dinero como antes”. Aunque consta que en la primera visita, en la que se consumieron 1.728 alcaldes, los ultraconservadores explotaron sus resultados, especialmente en las ciudades. Estos domingo 60 ubicaciones figuran en esta categoría, incluida Siedlce.

En la entrada del Instituto Social Católico de la Sagrada Familia, situado frente a la catedral, la situación cobró vida a media mañana, cuando varios ancianos coincidieron para votar en la gigantesca urna. Rafal Toczko, supervisor de una empresa privada, eligió el nombre de Hapunowicz «porque es una persona trabajadora». El hombre de 36 años tiene una mala opinión del gobierno de Donald Tusk: «Es una mezcla terrible y sin ningún tipo de control».

El alcalde de Varsovia, Rafal Trzaskowski, que subió en la primera vuelta, apoya desde hace unos días a Sitnik. “Es un gran trabajador y tiene mucha experiencia en el gobierno local. Lideró Siedlce, durante el mandato del PiS, trajo 600 millones de eslotis (139 millones de euros) a la ciudad”, afirmó el líder del KO.

Oskar Pajda, un estudiante de secundaria de 18 años que votó por KO en octubre, no está de acuerdo: “No está gestionando bien; Dije que tenía que esperar por dinero y no tuve retrocesos”. Slawek, empleado municipal que reservó su recurso, defendió la gestión del alcalde, pero consideró que el apoyo que había recibido el KO podría jugar lo contrario. “En elecciones anteriores se presentaron como independientes. Hoy votan más por el PiS, aunque perdieron en 2018, porque la gente estaba molesta por el enorme acto que crearon y que nosotros atacaríamos de todos modos”, explica en el edificio desierto donde se encuentra el jacuzzi.

Misa electoral en el salón del instituto católico Sagrada Familia de Siedlce, Este Domingo.Gloria Rodríguez-Pina

En los cómics del pasado 7 de abril, PiS obtuvo votos en las seis asambleas regionales, por delante del nuevo KO, un resultado mejor de lo que predecían las reuniones. A nivel nacional, los ultraconservadores también fueron la fuerza principal, con un 34%, ligeramente por debajo de las elecciones parlamentarias de octubre. Aunque el resultado no le bastaba ahora, sólo para gobernar, le sirvió para demostrar su fuerza y ​​llamar al pueblo a morir por la muerte. Los liberales no pudieron proclamar la aplastante victoria que esperaban, pero celebraron la que siguió a sundo mayoría.

Fortaleza de PiS

“El PiS sigue siendo una organización grande, con un electorado fuerte”, según el politólogo de la Universidad de Varsovia. Biskup cree que la razón principal por la que mantuvo sus ataques es que revivió el tono y los ataques, después de la extremadamente tóxica campaña de octubre y una transferencia de poder muy convulsiva. Sus votantes son aún más disciplinados y disciplinados.

La asistencia el 7 de abril fue del 51,9%, mucho menor que el récord de octubre de más del 74%. Biskup cree que la política está cansada, así como cierto engaño por parte de colectivos como jóvenes y mujeres por retirar o no cumplir promesas electorales. “No fue una tarjeta roja, pero sí amarga para el Gobierno”, señaló. Este domingo, la influencia en las encuestas fue hoy menor que hace dos semanas: 44,06%, casi ocho puntos menos que entonces. Con la mirada Puesta ya en los europeos en junio, Tusk pretendía animar a los votantes. «No podemos permitirnos una baja participación», dijo el primer ministro en un mensaje en X.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_