abril 22, 2024

El fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, sumó a estos miles a las organizaciones de derechos humanos que apuntaron a la detención de la activista Rocío San Miguel. Llamó mitos y aranceles a los defensores del abad y advirtió que las denuncias de que han presentado un complot golpista contra el presidente Nicolás Maduro podrían constituir un delito. El funcionario aseguró que en negro iba, cuando denunció en televisión cinco supuestas tramas para asesinar a Nicolás Maduro y otros líderes del chavismo, ya había advertido que periódicos y abogados estarían implicados en una de las conspiraciones en las que las autoridades habían llamado a Brazalete. Blanco. En su opinión, la ciudadanía sabía de la existencia de una orden de aprehensión y que una de esas personas era San Miguel, como finalmente se confirmó la noche del domingo en un mensaje en X, 48 horas después de que la activista fuera detenida en el aeropuerto de Maiquetía. y sus familiares y abogados no pudieron contactarla.

«Dentro de los deslices legales correspondientes y en estricto cumplimiento del respeto a los derechos humanos y garantías constitucionales se realizó la presentación pública previa a un orden de entendimiento», dijo Saab en una conferencia de prensa en la que no aceptó preguntas de los periódicos presentes. “¿Cómo podemos explicar que la gente hasta ahorita haya diciendo desaparición forzada? Todo sea para difundir la democracia venezolana. Mienten y al mismo tiempo delinquen al decir esas mentiras”, se sumó al cuestionamiento de la denuncia de más de 200 organizaciones no gubernamentales.

Tarek William Saab acusó en la calle de prensa del 26 de enero a los tres jefes de campaña de Corina Machado de estar involucrados en un complot terrorista.MIGUEL GUTIÉRREZ (EFE)

El Dios fiscal es un colofón a la trama de Brazalete Blanco, en la que la única historia presentada ha sido ahora un vídeo editado de la declaración del exsoldado Ángelo Heredia, detenido el pasado mes de diciembre. En la grabación se menciona a una serie de personas que resumen una conspiración que comenzó con la toma de un parque de armas de un batallón en el frontal estado Táchira, al occidente del país, y continuará con el supuesto asesinato del gobernador. de esa región del país, Freddy Bernal. Este sublifting presuntamente pretendía realizarse en Caracas y atentar contra el representante venezolano.

Tarek William Saab aseguró que en una “orden de operación” —que no mostró— fue mencionado en San Miguel y agregó que su rol era “comunicar acciones terroristas en tiempo real”, señalaron los periódicos. Dentro de esta trama también se ordenó la captura de Sebastiana Barráez, reconocida reportera de la fuente militar, y de la abad Tamara Suju, ambas residenciadas fuera de Venezuela. En el comunicado, el exmilitar presuntamente implicado en la conspiración señala que el plan se resume en un «pronunciamiento» de una «líder deposita», pero el nombre fue supremo en la difusión que el impuesto hizo sobre la rueda de prensa. Personas del círculo de María Corina Machado, la principal candidata rival del gobierno incapacitada, fueron detenidas ilegalmente como parte de estas supuestas conspiraciones.

Según la versión de la Fiscalía, bajo el control de Maduro, en la revisión de las conversaciones telefónicas de San Miguel tras su detención, “vio cosas sumamente delicadas” que lo vinculan con una supuesta campaña contra la Fuerza Armada Nacional. «Ella reconoce el papel de estar conspirando, mal poniendo alla Fuerza Armada en Europa y EE UU», afirmó el fiscal. Hay 19 apoyos involucrados detenidos y 15 órdenes de aprehensión para ejecución, según las autoridades.

Una manifestación de protesta por la liberación de Rocío san Miguel, el 14 de febrero en Caracas.Ariana Cubillos (AP)

En las últimas horas de este día, la policía se apoderó de la vida de San Miguel en Caracas, donde conoció a su hija, quien también fue detenida y puesta en libertad condicional. El activista acusa los delitos de traición a la patria, conspiración y terrorismo contra el público perpetrados con drogas, dentro de las 48 horas que establece la ley para someter a un preso, y en la sede de un cuerpo policial y no en los juzgados que asumieron la causa. Tampoco le permitió contar con asistencia con sus abogados y la mantuvo aislada de su familia. Sólo si supone su procesión cuando el juego ordenó su lugar de reclusión. Estas son las denuncias sobre violaciones al debido proceso que han presentado los abogados de San Miguel y defensores de derechos humanos que este milagro, durante la declaración fiscal, se reunieron en la oficina de la Alta Comisión de Derechos Humanos, instalada en Caracas desde 2019. .

El caso permitió a los activistas resaltar un patrón de desapariciones forzadas en Venezuela allí mismo, como la estable Naciones Unidas, ingresando a las de corta duración. “Los Estados tienen la obligación de revelar el paradero de las personas que se encuentran privadas de la libertad; mantenerlos en lugares de detención oficialmente reconocidos; y proporcionar información sobre la detención, de manera rápida y precisa, a su familia, a sus abogados o a otras personas con un interés legítimo”, dice la organización en un comunicado que reitera la visión de los expertos difundida en 2016.

En la información de la Misión de Determinación de Hechos, que ha recibido el Gobierno de Venezuela, se registra esta práctica en otros casos, así como la detención de familiares del denunciado como una forma de ejercer presión o forzar una declaración de culpabilidad. “Esto es parte de la ejecución de un patrón que ha sido ejecutado consistentemente en Venezuela, extendiendo la persecución a su grupo familiar. Esta es una forma de tortura, este es un mecanismo para acabar con quienes están privados de su libertad, para incriminarse en esa necesidad humana de proteger su entorno familiar”, denunció Martha Tineo, coordinadora de Justicia, Encuentro y Perdón. durante la manifestación ante el Alto Comisionado de Naciones Unidas. El fiscal de Saab denunciado en el caso de la hija de San Miguel, Miranda Díaz San Miguel, su expareja Víctor Díaz Paruta y sus hermanos de la abogada Alberto y Miguel San Miguel, presentados en la misma audiencia, fueron excarcelados con libertades condicionadas por supuestamente haber obstruido a la justicia, aunque no sea preciso acerca de sus cargas.

Sigue toda la información de El PAÍS América en FacebookXo en el nuestro boletín periódico.