mayo 30, 2024

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, es la rival para hacer campaña para las elecciones europeas del 9 de junio. El primer debate entre candidatos, celebrado este lunes en la ciudad holandesa de Maastricht, puso de manifiesto las dudas que cualquiera pueda tener al respecto. El alemán, gran cartel electoral del Partido Popular europeo, se ha convertido en el blanco de la mayoría de críticas de sus rivales en todos los puntos discutidos: desde la política medioambiental hasta la exterior. Los grupos también preguntaron al jefe del ejecutivo europeo cuál sería su política en materia de pactos cómicos. Y así fue cuando dejé la puerta abierta a hablar con algunos de los grupos que están en la derecha de su formación y preguntarles directamente si están comprometidos con la ECR (acrónimo en inglés de Reformistas y Conservadores Europeos), la formación en esa si se incluye a Vox o Hermanos de Italia, el partido de la primera ministra Giorgia Meloni: “Depende mucho de la composición del Parlamento y de quién forma parte de cada grupo”, dijo Von der Leyen.

Durante la mayor parte del debate, organizado para la edición europea de la agenda digital Diplomático y Studio Europa, la alemana fue cuestionada por sus rivales, principalmente aquellos que no formaban parte de la gran coalición que gobernó la UE casi desde sus inicios (conservadores, liberales, también representados por la alemana Marie-Agnes Strack-Zimmermann, y socialdemócratas , con el luxemburgués Nicolas Schmit como principal candidato). Ella no ha dejado de luchar. El refirrafe con el aspirante de Los Verdes, el holandés Bas Eickhout —el más dinámico de los participantes en el debate—, cuando habló de sus posibles alianzas entre comicios, fue uno de los momentos restantes del encuentro. Von der Leyen ha dejado muy claro que no está dispuesta a llegar a un acuerdo con toda la ultraderecha. Su línea roja ya ha estado entre los grupos que integran la formación más derechista del Parlamento, ID (Identidad y Democracia), en la que se encuentran las formaciones más cercanas a Rusia o menos críticas con la invasión de Ucrania, entre ellas los ultra -Partido alemán Alternativa para Alemania (AfD). Las críticas a estas formaciones, tanto por parte del inglés como de otros candidatos, han seguido siendo repetidas en varias ocasiones por su representante, el danés Anders Vistisen, que se ha escandalizado por la detención la semana pasada de un consultor de AfD por espiar para China. .

Pero en las próximas elecciones europeas parece que hay dos certezas: una, que la conservadora alemana Ursula von der Leyen es la gran favorita y otra, que los grupos ultras tendrán más representación. Esto último puede considerarse la suficiencia del bloque de partidos tradicional sobre lo construido por la UE, la gran coalición moderada que atacó a los socialdemócratas, liberales y conservadores democristianos. Por eso no se descartó a Von der Leyen con algunos países que están dentro del grupo ECR. Junto a Vox y los ultraconservadores polacos de Ley y Justicia (PiS), este grupo también incluye a Hermanos de Italia o el partido que gobierna la República Checa. Algunas formaciones, como los polacos de Jaroslaw Kaczynski, fueron desestabilizadas para alinearse claramente contra la agresión rusa contra Ucrania.

Las posibles alianzas entre las elecciones fueron abordadas en el tercer bloque temático que abordó la democracia. Los otros dos sorprendieron a quienes han galvanizado la agenda europea en los últimos dos años: política de cambio climático, seguridad y defensa. El menú de temas que seleccionó en la Universidad de Maastricht participando en reuniones.

Ya en la primera parte, la medio-ambiental, queda claro que Diana estaba en Von der Leyen. Incluso su principal rival teórico, el socialdemócrata Nicolas Schmit, no es el más incisivo por delante de ella. Los luxemburgueses formaron parte del Colegio de Comisarios, donde ocuparon la carta de Empleo y Derechos Sociales, durante estos cinco años en los que Von der Leyen estuvo al frente.

Schmit se alió con un discurso clásico sobre la socialdemocracia. Defendió las regulaciones ambientales implementadas en los últimos años: “Sería un error frenar el cambio climático”. Pero también ha adoptado una posición socialdemócrata más clásica en lo que respecta a la “política climática justa” y cuando los agricultores protestan ha sido principalmente por los “ingleses”.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

En este punto, Von der Leyen defendió los ataques pidiendo «inversiones masivas», dando protagonismo al sector privado. No defendió el aumento del gasto público cuando el candidato de Izquierda, el austriaco Walter Baier, reprochó que el alcalde de cálculos conocidos dijera que se necesita una inversión de más de 500 millones de euros al año para alcanzar objetivos de descarbonización, algo que se ha apostatado por la Unión del Mercado de Capitales como forma de atraer inversiones privadas. También el Eickhout verde reclamó más gas público, hablando también desde un fondo verde.

“Fuego inmediato alto”

Von der Leyen también se ha convertido en un frente de ataques en el segundo bloque del debate, en política exterior. El jefe del Ejecutivo comunitario dio instrucciones para mantener su posición sobre Israel al subrayar que una invasión de Rafah sería «inaceptable» y pidió «un fuego alto inmediato y la liberación de los rehenes».

El debate de las últimas semanas tuvo lugar en el acto inaugural de la campaña europea. Muchas familias políticas continentales han estado representadas por los principales jefes de los cárteles, aunque muchos de ellos no son candidatos al Parlamento Europeo. Por ejemplo, en el caso de Von der Leyen, Schmit o Baier, pueden acabar en un equilibrio difícil: optan por presidir la Comisión Europea y, a pesar del embargo, no aparecen en las listas electorales para ser eurodiputados.

Esta curiosa situación responde a la postura del presidente francés, Emmanuel Macron, que pide al presidente de la Comisión Europea que presente a los líderes de la lista de partidos que compiten en las elecciones. Y lo hizo insultando el Tratado de Lisboa, al igual que la actual Constitución de la UE. ¿Y si dijera que el Consejo Europeo –los líderes de los Estados miembros– elegirá a la persona que presidirá la Comisión teniendo en cuenta el resultado electoral y que, después de eso, esa elección tendrá que ser ratificada por el alcalde absoluto de el Parlamento. Esta postura francesa fue decisiva en 2019 —cuando Von der Leyen, entonces Ministro de Defensa en Alemania y alguien más en el mundo pensó en el cargo que ahora le ocupa hasta ser elegido— y ha influido en esta decisión del Pueblo y los candidatos socialistas de ser sin estar en la lista.

Pronto el único español que está estará en las listas spitzenkandidat, palabra alemana que designa al jefe del cartel de cada familia europea en las elecciones europeas, Raül Romeva. Fue uno de los políticos catalanes condenados por él proceso e incluso después de recibir el indulto para salir posteriormente de prisión, sigue incapacitado. Sin embargo, en este debate no fue ALE (Alianza Libre Europea, la organización que reúne a fuerzas nacionalistas y regionalistas) la que participó sino su socia Maylis Rossberg, perteneciente a la minoría danesa de Alemania. Sí, al contrario, la participante de los liberales de Renew, la alemana Marie-Agnes Strack-Zimmermann, es candidata.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_